Encuentra la felicidad dentro de ti….
entonces, compártete con los demás

Andaba por ahí yo en el año 2009 o 2010, cuando descubrí a Wendy y a Jose. Estaba en Barcelona, estudiando tercero de grado en diseño, una época donde la presión y el estrés eran constantes con los continuos proyectos de diseño. Recuerdo aún esa tarde en la que los encontré, ver su precioso proyecto creativo de bodas, Bodas de Cuento, fue como una bocanada de aire fresco. Y desde entonces, estos últimos nueve años, he sido una fan absoluta de su trabajo, vamos lo que viene a ser una cuentifan en toda regla.

Antes de dedicarme a diseñar bodas, trabajé en varias agencias de publicidad, donde pude desarrollar todo lo aprendido en la carrera de diseño (gestión de eventos corporativos, diseño con proyectos, interiorismo y decoración, gráfica e imagen corporativa…) y además aprender a trabajar de forma organizada y bajo presión, un buen punto a favor para la profesión de wedding planner.

Durante todos estos años no dejé de seguir a Bodas de Cuento, y supongo que de tanto ver sus bodas bonitas, fue cuando sin darme cuenta, acabe especializándome como diseñadora gráfica bodil, o lo que viene a ser desarrollar toda la parte gráfica para contar una historia, desde las invitaciones, hasta los detalles. Además de esto, seguí con mis proyectos de decoración y estilismo… hasta que decidí dar el paso y dedicarme al 100% al mundo de las bodas.

Gracias a mis estudios en diseño tenía una muy buena base, pero soy de las que pienso que siempre hay que seguir aprendiendo, así que decidí hacer formaciones de wedding planner para ampliar conocimientos. Después de realizar algunos cursos de wedding planner que no me aportaron nada que ya no hubiera aprendido en la carrera, y después de seguir durante casi una década a Bodas de Cuento y soñar con hacer su curso desde el 2012… fue cuando me decidí, decidí que el 2018 seria un gran año y que lo empezaría rodeada de los mejores.

Así que a finales del 2017 les escribí un email, me apunté al curso de Bodas de Cuento School y me fui a conocerlos con el corazón abierto. Tenía las expectativas altas de lo que sería aquel fin de semana en Barcelona, pero Wendy y Jose las superaron con creces. Además también tuve el placer de poder conocer a Ricky y Marina, que se pasaron a conocer a las cuentialumnas.

Solo decir que son personas super cercanas, transparentes y naturales. Más que un curso fue una experiencia, y la verdad es que fue brutal. La energía que me llevé para Menorca, lo mucho que nos reímos con Jose, los abrazos de Wendy… y alguna que otra lagrimilla por ahí. Me llevé la luz que nos disteis, y la utilizaré para crear bodas preciosas en Menorca. Como os dije y vuelvo a repetir… Gracias por darnos tanto, en tan poco tiempo. Gracias por haber encontrado la felicidad dentro de vosotros, y compartirla con nosotros. Gracias.

Canvas Barcelona

Canvas Barcelona
Las preciosas mesas
Cuentischool de Barcelona
Flores frescas, velas y dulces… ¿Qué más se puede pedir?
Los súper coffee breaks de Bodas de Cuento

Barriga llena, corazón contento

 

Cada sonrisa es un logro
“Every smile is a direct achievement”

 

Post Relacionados

Un sueño para una boda...

“All our dreams can come true if we have the courage to pursue them” Walt...

Invitaciones y papelería...

“Las invitaciones son la carta de presentación de vuestra boda, son tan...

El padrino, detalles para tu...

“Los detalles son los que marcan la diferencia de tu boda en Menorca” En...

Deja un comentario

dieciocho − once =